Usando diferentes grosores y colores de lana y ayudándonos de los punzones, hemos cosido nuestros copos de nieve. Ha sido un trabajo minucioso y lento en el que hemos tenido que poner en práctica la concentración y la paciencia, pero el resultado ha merecido la pena.

A %d blogueros les gusta esto: